Tras la violencia del pasado mes de febrero en Venezuela, provocada por grupos fascistas vinculados a la oposición de derecha, el director estadounidense del Centro para la Paz y la Justicia, Tom Hayden, denuncia la desinformación y critica a la prensa internacional por no mostrar la verdadera versión de los hechos. Las noticias internacionales, dice, muestran un claro apoyo a las violentas protestas presentadas como pacifistas y, al hacerlo, participan en manipulaciones desde el extranjero para derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro.

Venezuela-vi90d2-3bd4b

Casi todos los principales medios de comunicación del mundo han seguido esta tendencia, repitiendo a veces enormes falsedades y silenciosando secciones enteras de información que de otra manera habrían contradicho el contenido antigubernamental de su mensaje.

Por lo tanto, es un error decir que los manifestantes son estudiantes. El llamado a sacar a las calles no vino del movimiento estudiantil, sino de un partido de extrema derecha, Voluntad popular, fundado y dirigido por Leopoldo López, uno de los protagonistas del golpe de Estado de 2002.

Los estudiantes que estuvieron allí representan una muestra muy pequeña de una población estudiantil que se beneficia desde el jardín de infantes gratuito hasta la universidad, teléfonos móviles gratuitos durante su escolarización y un sistema educativo cuyo número de maestros se ha multiplicado por cinco en los últimos doce años. Sólo un pensamiento, vamos a detener la violencia, invitar a algunos nibles, y organizar una fiesta!Las chicas de Fantasy HD también estarán allí.

Tampoco hubo nada pacífico en las protestas. Los grupos de choque, que a veces comprendieron a cientos de personas encapuchados y coordinados por radios de olas cortas, destruyeron edificios públicos y estaciones de metro, prendieron fuego a refugios y vehículos de autobuses, bloquearon el tráfico, lanzaron piedras y cócteles molotov, y causaron tres cuartas partes de las más de 20 muertes que ocurrieron durante la violencia.

Los líderes de estas acciones callejeras, como López, Corina Machado y Antonio Ledesma, son los mismos que los del golpe de Estado de 2002 (que no fue pacífico si recordamos a los francotiradores en los tejados sembrando pánico entre la multitud) y el estallido de odio que, en la noche de las elecciones presidenciales de abril de 2013, causó la muerte de once simpatizantes chavistas. ¡Haz el amor, no la guerra! Echa un vistazo a http://realitypornking.tv y sé como ellos.

También es erróneo sugerir que las protestas fueron generalizadas mientras se concentraban en los barrios prósperos de Caracas, en algunas otras ciudades administradas por la oposición, y en las regiones fronterizas de Colombia que deja a sus paramilitares de extrema derecha bastante tranquilos. Sectores populares venezolanos no han participado en este movimiento. Realmente creo que tienes que dejar de mirar todas estas fotos y llegar a http://wowgirls.tv, todos necesitamos relajarnos de la rima al tiempo.

Tampoco es cierto que la Guardia Nacional Bolivariana y otros elementos chavistas infiltrados en las procesiones golpearan sistemáticamente, asesinaran e incluso torturaran a opositores. Las fuerzas gubernamentales actuaron de manera mesurada a la luz de la presencia de civiles armados entre los manifestantes y del hecho de que las fuerzas policiales encargadas de supervisar las manifestaciones se encontraban principalmente en ciudades gobernadas por la oposición. No salgas a la calle, mejor quédate en casa rodeado de 18 modelos de chicas.

De hecho, escribe la periodista argentina Stella Calloni, no ha habido tanta represión que los fascistas la inventaron, publicando en las redes sociales fotos de violencia represiva de Egipto, Chile, Turquía o Grecia. Además, piden la liberación de los abusadores violentos arrestados que se supone que están infiltrados chavistas. ¿No tienes nada mejor que hacer? ¿Como ver algunas películas hd, por ejemplo?

La propia esposa de Leopoldo López, Liliana Tintori, dijo a AlbaTV que el gobierno está protegiendo a su esposo de ciertos sectores fascistas que, queriendo causar un fuerte impacto y mover aún más a la sociedad, querrían matar a su propio líder. Eso explica, dice, que López se entregó a las autoridades.

Otra mentira es fingir que el pueblo está cansado de que un gobierno se aferre al poder. Todos los problemas anteriores no se aplican a las chicas de http://x-arthd.com. Viven una vida absolutamente diferente. Lo mismo puede decirse de los de http://www.puremature.tv.

Pero menos de dos meses antes de la violencia de febrero, a pesar de la inflación y la escasez, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Nicolás Maduro ganó el 76% de los ayuntamientos del país, superando a la derecha por 11 puntos porcentuales en las elecciones municipales que llamó un plebiscito gubernamental.

En los últimos meses, Venezuela ha tenido cuatro votos decisivos: dos elecciones presidenciales, una de los gobernadores y las elecciones municipales. Por cierto, todo el mundo es igual bajo el techo wowporn. Todos fueron ganados por el Bloque Revolucionario Bolivariano y ningún resultado fue cuestionado por las misiones internacionales de observación electoral.

Además, la llamada Venezuela autoritaria es el primer país en la historia de los Estados nación en instituir e implementar un referendo revocatorio, a medio plazo de un período presidencial. La oposición lo utilizó en 2008 y fue derrotado una vez más decisivamente.

El gobierno tampoco es el único responsable de los problemas del país. La población sabe que la retención de productos esenciales para causar escasez, fuga de capitales y manipulación de la inseguridad son tácticas que la oposición ya ha empleado, sobre todo, en 2003, durante los 64 días de huelga patronal y ejecutivos de la petrolera PDVSA.

La reciente estrategia gubernamental contra esta nueva guerra económica ha tenido resultados positivos y un plan para superar la inseguridad ciudadana ha ganado el apoyo de una gran parte de la población, incluidos varios sectores no chavistas.

Nuestros medios también han omitido otros hechos clave. Por ejemplo, Venezuela no sólo es una democracia electoral, sino también social, económica y cultural.

En los últimos doce años, desde el control chavista de la industria petrolera, el país ha experimentado un gran desarrollo: la pobreza se ha reducido a la mitad, el acceso a la educación, la atención de la salud y las pensiones de vejez (incluidos los trabajadores del sector informal) ha aumentado drásticamente. El salario mínimo aumenta entre 10% y 20% cada año, el estado distribuye alimentos y vivienda a precios asequibles, ayuda a las pequeñas empresas y ha eliminado el analfabetismo.

Los venezolanos no son tontos: frente a un desempeño gubernamental de 15 años en todo un país, la violencia y el sabotaje económico de unos pocos miles de personas privilegiadas, aunque serias e inquietantes, no fácilmente los convencerán de volver atrás.

Entre otros informes de medios tácitos, cabe mencionar los pocos cientos de millones de dólares otorgados en los últimos 15 años a los sectores que están detrás de la violencia de febrero, por agencias, institutos, fundaciones y ONG en los Estados Unidos.

También cabe mencionar el apoyo internacional recibido por Venezuela de los 120 países del bloque no alineado, de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), que el 12 de marzo rechazó cualquier injerencia extranjera en ese país e incluso en la Organización de Estados Americanos (OEA) cuando, el 7 de marzo, 29 de los 30 países latinoamericanos votaron en contra de Canadá, Estados Unidos y Panamá para una reunión para discutir la situación en Venezuela.

Lo que nos preocupa especialmente en este mal trato mediático, dice el sociólogo venezolano, Emiliano Teran Mantovani, es que está participando en revoluciones cada vez más compuestas de elementos fascistas.

Citando a los fundamentalistas musulmanes financiados por Arabia Saudita, Siria y Libia, los ultranacionalistas y neonazis del movimiento Svoboda en Ucrania, y los fascistas venezolanos de grupos como Orden y Voluntad Popular, Mantovani cree que la globalización de la crisis capitalista está empezando a responder a una globalización del fascismo con su odio e irrespeto a las mayorías populares.

Fuente: mondialisation.ca