Los redactores de la .com venezolana ofrecen sus ideas concisas sobre tres ángulos diferentes de las violentas protestas que se han venido produciendo en el país: la estrategia de la oposición, cómo han reaccionado los medios de comunicación y las implicaciones de las protestas por la Revolución Bolivariana.

#1: Un golpe de estado de la oposición contra la oposición

Ryan Mallett-Outtrim

La oposición venezolana ha lanzado un golpe de Estado contra sí misma, no contra el gobierno. Dos cepas del movimiento opositor compiten por el dominio el uno sobre el otro, aunque ambos comparten la misma estrategia general.

La estrategia actual de la oposición es presionar a Nicolás Maduro para que renuncie al cargo y provocar otra elección presidencial. Tienen la intención de ganar las próximas elecciones aterrorizando a los votantes oscilantes para que capitulen ante la oposición.

Por ahora, esta es la única opción real disponible para la oposición. Los militares están firmemente alineados con el chavismo, descartando que se repita el intento de golpe de Estado de abril de 2002. Sin embargo, un posible referéndum de retirada todavía está a dos años de distancia, además de que la extrema derecha es miope y generalmente apática hacia la democracia de todos modos.

La escasa victoria electoral de Maduro en abril pasado ilustró que una parte considerable del electorado puede pasar rápidamente del chavismo a la oposición si se aplica suficiente presión. En abril de 2013, toda la oposición necesaria era una simple zanahoria y un palo. La bien coreografiada campaña electoral del candidato opositor Henrique Capriles prometiendo un Chávez-lite limpio y chirriante fue respaldada por un conveniente aumento de la escasez. Y casi gana.

Antes de la violencia del 12 de febrero, los venezolanos se han enfrentado a una escasez más desmoralizadora que en abril pasado. Junto con las colas diarias fuera de los supermercados, en lugares como Mérida ha habido un flujo constante de violencia por parte de los grupos de la oposición en las últimas semanas. Ahora, están subiendo la apuesta.

Aunque la gran mayoría de la oposición parece respaldar la estrategia de dimisión forzada, hay dos campos distintos. La mayoría moderada del movimiento opositor ha abogado por manifestaciones pacíficas contra Maduro, en un contexto de creciente hostilidad entre el gobierno y el sector privado.

En las últimas semanas Capriles se ha convertido en una especie de niño cartel de los moderados. Se había alejado del extremismo y expresó su disposición a trabajar con el gobierno de Maduro. Sin embargo, se ha mantenido firme a la derecha y crítico con el gobierno. A largo plazo, este tipo de figura moderada es exactamente lo que el movimiento opositor necesita si quiere ganar el poder. Extremistas marginales como la legisladora María Machado, el alcalde de Caracas Antonio Ledezma y Leopoldo López, de Voluntad Popular, deben saber que se volverán cada vez más irrelevantes a medida que el movimiento opositor intente ganar el centro. Sus tácticas insurreccionalistas y su fanatismo intransigente son reliquias de la última década, y poco atractivas tanto para la oposición moderada como para los chavistas vacilantes que necesitan.

Al igual que los moderados, la minoría extremista está presionando para que Maduro renuncie. Sin embargo, difieren de la oposición mayoritaria en dos aspectos.

En primer lugar, son terroristas. La franja extremista está dispuesta a usar tanta violencia y caos como sea posible para chantajear a Maduro para que se rinda y aterroriza al público. Están armados, fanáticos y están tratando de provocar un baño de sangre. Para ellos, la violencia es sólo un impulso adicional para detener la revolución, junto con la aplicación de la presión a los votantes de medio campo. Después de todo, si el gobierno no puede mantener la seguridad básica en las calles, ¿cómo pueden lidiar con la economía; dejar a lo largo de profundizar la revolución?

Si fracasan en su objetivo final y Maduro no se rompe, lo menos que pueden hacer es seguir obstruyendo al gobierno.

En segundo lugar, la extrema derecha sabe que el sol se les está poniendo, y la violencia actual es un intento de undécima hora de aferrarse a la relevancia política y radicalizar a los moderados. Hasta ahora, la gran mayoría del movimiento opositor no ha logrado condenar la agresión de los extremistas. Por lo tanto, si estamos asistiendo a un intento de golpe de Estado, es contra Capriles y la tensión opositora moderada que representa. Extremistas hambrientos de poder como Machado, Ledezma y López aspiran a dieciséis los reinados del movimiento opositor. Para ellos, Capriles se ha vuelto manso y lastrado por dos candidaturas presidenciales fallidas. Si pueden provocar el baño de sangre que desean desesperadamente, podrían reemplazar a los moderados como la fuerza dominante de la oposición.

#2: Lo que dijeron los medios y no dijeron

Ewan Robertson

Ha habido respuestas encontradas de los medios nacionales e internacionales tras la violencia del miércoles en Venezuela, que dejó tres muertos y varias decenas de heridos. En particular, ha habido relatos contradictorios de exactamente lo que sucedió en los alrededores de la Fiscalía General en Caracas, cuando un activista opositor, Bassil Alejandro Dacosta (24), y un activista social chavista, Juan Montoya (40), fueron asesinados a tiros cuando grupos armados emergieron en el lugar hacia el final de la marcha de la oposición en la zona.

Medios venezolanos

Tanto medios estatales como independentistas progubernamentales alegaron que la violencia del miércoles, incluidos los dos asesinatos ocurridos cerca de la Fiscalía General, fue planeada por el líder opositor derechista Leopoldo López y perpetrada por grupos opositores armados radicales. En un reportaje titulado "Grupo de choque de derecha causa muerte y caos", el diario Ciudad CCS, con sede en Caracas, dijo además que según informes extraoficiales, Juan Montoya fue baleado desde un edificio cercano, lo que sugiere un ataque premeditado. También se ha referido a la presencia de "motociclistas violentos" que "lanzaron piedras y objetos de grandes en la Policía y la Guardia Nacional".

Los medios venezolanos también informaron de la declaración de la fiscal general Luisa Ortega Díaz, que dijo que "operadores políticos" y "50 personas encapuchadas" habían aparecido al final de la marcha opositora y habían participado en actos de violencia contra los presentes. Ortega dijo que la naturaleza de la violencia parecía "planeada" por "fascistas", lo que sugiere que sospecha que grupos de oposición radicales estaban detrás de los crímenes.

Varias fuentes de medios privados venezolanos políticamente neutrales, como el diario Noticias y el sitio web Noticias 24, no comentan en detalle los acontecimientos que rodearon la violencia. Informaron de las reacciones del gobierno y la oposición a los hechos, sin intentar atribuir la violencia a ninguna de las partes.

Algunos medios de comunicación pro-oposición acusaron a las fuerzas de seguridad y grupos progubernamentales llamados colectivos de perpetrar actos violentos y los asesinatos de ayer. El diario conservador El Universal dijo que Montoya y Dacosta murieron por "disparos de colectivos y sebin (el servicio nacional de inteligencia) ". Los periódicos nacionales de oposición El Nacional y Tal Cual hicieron acusaciones similares, en editoriales tituladas "Brutal Attack" y "Absurd Violence", en las que afirmaban que las fuerzas policiales o colectivos (dependiendo de la versión) abrieron fuego contra los manifestantes antigubernamentales.

Medios internacionales

Tal vez debido a informes contradictorios de la violencia del miércoles y con la investigación oficial apenas comenzando, muchos medios de comunicación internacionales no tomen una línea partidista fuerte en su cobertura. CNN Espaol escribió un informe bastante neutral que no documentó los hechos violentos en detalle, sin embargo mencionó las interpretaciones del gobierno y la oposición radical del día. Mientras tanto, la cadena en español Telesur, que es favorable al gobierno venezolano, lideró con un artículo argumentando que se descartó la participación policial en los asesinatos de ayer, sin embargo tampoco ofreció una conclusión sobre quiénes eran los asesinos. El artículo lamentó además que "los acontecimientos de ayer reflejan que la oposición ha vuelto a elegir el camino de la desestabilización".

En medios en inglés, la agencia de noticias Reuters escribió una carta bastante sencilla que a pesar de tener periodistas en escena, sólo pudo informar que los dos asesinatos ocurrieron en "escenas caóticas" durante la violencia posterior a la protesta. El organismo también mencionó la división actual dentro de la oposición entre moderados y partidarios de la línea dura, y que los violentos partidarios de la línea dura han estado bloqueando carreteras y creando disturbios (aunque no mencionó que estos grupos a veces están armados y atacan a civiles) como parte de una estrategia para tratar de forzar al presidente Maduro a dejar el cargo.

Otros medios internacionales tomaron un ángulo más interpretativo sobre la violencia de ayer, ya sea tácita o abiertamente asintiendo con la cabeza a la línea de la oposición de "las autoridades que reprimen a los manifestantes estudiantiles pacíficos". La británica Sky News encabezó su artículo con la afirmación de la líder opositora de línea dura María Corina Machado de que dos manifestantes estudiantiles habían sido asesinados por "alzar la voz" contra el gobierno. La pieza de Associated Press (AP), reimpresa en una variedad de fuentes como Fox News, insinuó la misma línea, lo que llevó con: "Vigilantes armados en motocicletas atacaron a manifestantes antigubernamentales en Venezuela". AP dijo que los atacantes "no fueron identificados". La BBC, por su parte, parece simplemente haber tomado prestado su artículo de Associated Press. El artículo de contextualizó los acontecimientos de ayer al omitir explicar la estrategia de "salida" de la oposición de línea dura para forzar la renuncia de Maduro, o la presencia y acciones de radicales armados de la oposición en las protestas de las últimas semanas. Al-Jazeera fue más allá, afirmando lo que algunos otros medios internacionales han insinuado, pero no han dicho debido a la falta de pruebas, al escribir sobre la violencia del miércoles: "Miembros armados de un grupo de vigilantes progubernamentales llegaron en motocicletas y comenzaron a disparar contra más de 100 manifestantes estudiantiles anti-Maduro".

conclusión

Mientras las autoridades venezolanas comienzan a investigar a los responsables de la violencia del miércoles, los medios internacionales han centrado repentinamente su atención en los acontecimientos en el país. Sin embargo, estos informes a menudo no han explicado el contexto de las protestas de ayer, como la estrategia de "salida" de la oposición de línea dura para tratar de forzar la dimisión del gobierno, o las acciones violentas de grupos de oposición radicales en las calles de la ciudad durante la última semana y media hasta las protestas de ayer. Algunos informes tampoco mencionaron las manifestaciones pacíficas progubernamentales que ocurrieron el mismo día.

Tal vez ansiosos por marcar al gobierno venezolano con la etiqueta de "represiva", al menos algunos medios internacionales incluso han sugerido que la violencia y las muertes del miércoles se debieron a "vigilantes progubernamementales" en un momento en que tal conclusión está lejos de ser clara, como destaca el debate dentro de Venezuela sobre los acontecimientos. En varios de los artículos las acciones violentas de la oposición radical, tanto el miércoles como en los últimos días, han sido blanqueadas de la historia. La BBC fue un ejemplo de ello. Estos medios deberían ser más responsables en sus informes para no engañar al público mundial sobre lo que está sucediendo actualmente en Venezuela. A medida que el ala radical de la oposición intenta una vez más forzar la "salida" del gobierno a través de acciones callejeras y violencia en lugar de mecanismos más democráticos, una información precisa será clave para que los observadores internacionales comprendan esta coyuntura política crucial para el país.

#3: Una guerra psicológica compleja y lo que esto significa para la revolución bolivariana

Tamara Pearson

En las últimas seis semanas, desde que la oposición perdió las elecciones municipales, y después del período de Navidad y Año Nuevo que siguió, las cosas han empeorado aquí. Los precios se han disparado, con las tiendas cobrando el tipo de cambio del mercado negro en lugar del oficial, a pesar de que la mayoría de ellos compran productos al tipo oficial. Los productos habituales son escasos (difíciles de encontrar, si no imposibles: leche, aceite, azúcar, margarina, harina de maíz) y algunos más se han añadido a la lista: mayonesa, y la mayoría de los jabones. Metronidazol, para infecciones gástricas comunes también se ha vuelto escaso. Hay alternativas a Metronidozal, y la realidad es que se pueden lavar la mayoría de las cosas con champú barato; no necesitas todos los diferentes platos y jabones de ropa y así sucesivamente. La mayoría de las personas también tienen la mayoría de los productos escasos como el azúcar y la margarina abastecidos en casa. En algunos barrios el gas, para cocinar, ha sido más difícil de conseguir. La realidad económica es un poco dura, pero lo que es más difícil es el efecto psicológico que todo esto tiene en las personas. Esa sensación de inseguridad, de no estar seguro de que usted será capaz de obtener el producto que necesita, o ser capaz de pagarlo. Esto hace que las personas formen colas enormes cuando ocurre un producto, lo que a su vez profundiza el impacto psicológico. Al mismo tiempo, la tasa del mercado negro – no en absoluto basada en el valor real del bolívar – sigue subiendo, y hay un "qué pasaría si" si uno es la cabeza… ¿Qué pasa si manejan la hiperinflación?

Además de esto, tenemos a los medios de comunicación mintiendo constantemente sobre lo que está pasando aquí y sobre lo que hace el gobierno, así como el abuso verbal hacia los chavistas en las redes sociales. Luego, en las últimas semanas, en algunas partes de Venezuela, los sectores más violentos de la oposición han estado activos. Aquí en Mérida comenzó con algunos "estudiantes" bloqueando la carretera principal; quemando tiras y basura en él, y lanzando piedras a cualquiera que tratara de acercarse. No tenían armarios. Desde el viernes pasado esas protestas se intensificaron, tanto en términos de violencia, personas involucradas y carreteras cerradas. Ha sido difícil llegar a la escuela, al trabajo y al hospital, y la frustración, las molestias y el miedo que conllevan estos períodos de acciones combinados con la inseguridad económica antes mencionada. Las cacerolas que comenzaron anoche en mi barrio y en algunas otras aquí y en otras ciudades también causan ansiedad.

A veces, la medida en que estos hechizos de guerra de estrategias de desgaste afectan a las personas depende de dónde vivas o trabajes. Muchos lugares de trabajo, por ejemplo, tienen acceso a productos alimenticios Mercal. Otros barrios están muy tranquilos, y otras partes del país son pacíficas.

Ahora, el gobierno ha cometido errores, pero el poder adquisitivo básicamente ha aumentado continuamente hasta mediados del año pasado, y la inflación también ha estado alrededor de la marca de 15-30% hasta mediados del año pasado. El empeoramiento de las medidas anteriores desde entonces es claramente intencional, tanto por sus objetivos políticos como por el hecho de que aumentan drásticamente los beneficios del sector rico. Llegaron en un momento en que, con Chávez fuera, la revolución era percibida como más vulnerable. Son medidas destructivas que tienen como objetivo desgastar a las personas y por el miedo colectivo y la ansiedad; tres ingredientes sólidos para allanar el camino para las fuerzas conservadoras. La oposición política puede haber perdido todas las elecciones menos una en los últimos quince años, pero la oposición económica está en una posición más fuerte. Y lo difícil de esa oposición es que son menos visibles, y también aparentemente menos divididos que la oposición política.

Una consecuencia de este triple ataque (económico, mediático y violento) contra la revolución bolivariana es que el gobierno nacional se ha visto obligado a ir a la defensiva; constantemente tratando de contrarrestar la especulación de precios, los ataques de los medios de comunicación y así sucesivamente. Aunque el gobierno también ha tratado de seguir adelante con las cosas; con programas científicos, vivienda, programas culturales, el gobierno de la calle, etc., demasiado de su esfuerzo ha tenido que entrar en tratar de mantenerse por encima del agua. Maduro destacó en su discurso de esta noche (13 de febrero) la importancia de gobernar por ley -lo suficientemente justo-, pero es difícil imaginar que esta Ley de Precios y el límite de ganancias del 30% se apliquen en los miles de comercios de cada ciudad. Si las bases estuvieran más organizadas para defender nuestros derechos, tal vez podríamos.

Maduro también dijo: "Lo más importante es seguir gobernando, seguir trabajando". La mayoría de los activistas del movimiento, los trabajadores de la misión y los trabajadores del sector público han estado haciendo precisamente eso, a pesar del clima. En la escuela alternativa donde enseño, por ejemplo, hemos tenido todo tipo de activistas en las últimas semanas que vienen y quieren hacer talleres, pintura mural y ayudar. Un grupo inició un programa de rehabilitación, y la fundación estatal para la ciencia y la tecnología se reunió con nosotros y nos proporcionó un trabajador para nuestra sala de computación e internet. Sin embargo, en este tipo de clima es aún más difícil profundizar la organización revolucionaria de la manera que nos gustaría.

La pregunta es cómo funcionará esto a largo plazo. Mientras que tal vez algunos chavistas, afectados por la caída real del poder adquisitivo, podrían tirar y cambiar de bando, la mayoría de la gente es firme en sus convicciones, con partidarios del gobierno en gran parte (pero a menudo con críticas constructivas) creyendo en la prensa pública, y los partidarios de la oposición creyendo (y siendo manipulados por) los medios privados. Parece poco probable que el sector de extrema derecha y violento de la oposición logre su objetivo de obligar a Maduro a renunciar, pero también es difícil para la revolución avanzar. En el peor de los casos, podría ser visto como una especie de jaque mate, y en el mejor de los casos, una revolución decidida que se está ralentizando, pero poco a poco está construyendo las comunas y las unidades de producción administradas por los trabajadores, y así sucesivamente, que le gustaría. Por un lado, el nivel de organización de las bases aquí es increíble, pero las organizaciones tienden a trabajar (muy duro) en su propia trinchera – trinchera, y hay una falta de articulación regional y nacional real entre las bases. Como hemos visto en 2002/3, situaciones como esta no tienen que empeorar las cosas, pueden ser la crisis que empuja a las bases y a la política nacional a radicalizarse, sin embargo esta falta de articulación más amplia lo hace difícil, si no imposible.