Fauxccupy: cuando cae la máscara de Guy Fawkes de la oposición venezolana

Por Roberto Lovato – Latino Rebels, 14 de marzo de 2014

Caracas – Las noticias e imágenes disponibles en Venezuela en las últimas semanas llevarían al hombre a la calle a concluir que los jóvenes opositores son "manifestantes pacíficos" en línea con el activismo global de los jóvenes de la "Primavera Árabe", el movimiento Occupy u otros países latinoamericanos. Tal conclusión sería errónea, ya que la información sobre Venezuela es muy cuestionable, a una escala sin precedentes.

Consideremos, por ejemplo, a los asesinados de ambos lados. Los medios privados (en inglés o español) no cubrieron a las ocho (y más) víctimas pro-chavistas de la violencia perpetrada por los estudiantes o el resto de la derecha. Ninguno está investigando informes de que la mayoría de las muertes fueron atribuibles a la oposición. La depuración radical de las víctimas pro-chavistas es sorprendente.

s6gjs9fl

La imagen de arriba muestra, por ejemplo, a miembros de la derecha venezolana sosteniendo un alambre de púas que decapitó a un ciclista inocente, Rafael Duron de La Rosa, quien murió omitido por la mayoría de los medios de comunicación. Otro ejemplo de silencio es el asesinato de la estudiante chilena Gisella Rubiar el 9 de marzo en Mérida, quien fue tiroteada por activistas de extrema derecha cuando intentaba despejar una calle bloqueada por su barricada.

Otro aspecto de este trato mediático tan especial a Venezuela se refiere a las imágenes de las máscaras de un tipo Fawkes, un símbolo de movimientos anticapitalistas popularizados por Hollywood y, más recientemente, por las protestas de ocupación.

false1

La semana pasada entrevisté a miembros de la oposición, entre ellos decenas de jóvenes. Casi todos ellos son estudiantes de clase media y alta que viven en los barrios ultra-élite de Caracas, los más ricos de las Américas. Cuando les pregunté si se definían a sí mismos como "anarquistas" o "marxistas" o como partidarios de una de las ideologías que caracterizaban a la mayoría de las oposiciones históricas o actuales en la región, estos estudiantes respondían constantemente en negativo, algunos a veces pasando de un "¡para nada!". ("en absoluto!") o equivalentes españoles de "¡Nunca en la vida!"

Algunos de los entrevistados me dijeron que se identifican con soldados como el generalísimo Marcos Pérez Jiménez, un ex dictador muy repudiado. También se reconocieron en la oposición venezolana, liderada por tres miembros de la élite del país -Henrique Capriles, María Corina Machado y Leopoldo López-, todos involucrados en el golpe de Estado de 2002 contra Hugo Chávez y con vínculos familiares directos con los propietarios o altos ejecutivos de los mayores conglomerados privados de Venezuela y el continente.

Ahora, si la oposición venezolana está liderada por multimillonarios en un país pobre y en lugar de luchar contra las iniciativas multimillonarias de la política estadounidense (como hacen la mayoría de los movimientos latinoamericanos), esta oposición recibe millones de dólares del Departamento de Estado, ¿cómo podemos entender todas estas imágenes de estudiantes con un símbolo asociado con movimientos de izquierda?

La respuesta es triple. La primera es que la idea de usar esta máscara frente a las cámaras es parte de la sofisticada formación mediática que los estudiantes han recibido de OTPOR/CANVAS y otros consultores alquilados con millones de dólares estadounidenses. La segunda es que los estudiantes que cometen violencia y que temen sanciones deben esconderse. Por último, esa es la lógica del mercado, hay gente comprando máscaras porque es genial u otros que lo ven como una ganancia comercial, como vi en las fotos que tomé la semana pasada.

Sin un análisis minuciro de las imágenes dominantes, sin tener en cuenta cuidadosamente lo que es la oposición venezolana, podría confundirse con algo como el Che Guevara o Occupy o la Primavera Árabe. Pero con líderes de la derecha estudiantil como Lorent Saleh, Vinculados a los paramilitares del expresidente Uribe y a grupos neonazis colombianos (véase El Espectador del 21/7/13) (1) o Yon Goicochea que recibieron el premio de $500,000 "Milton Friedman" y otros fondos privados o gubernamentales de los Estados Unidos, hay muchos más detrás de las máscaras de Guy Fawkes en Venezuela que las que vemos en los medios de comunicación. Y tal vez estamos viendo algo nuevo y radicalmente diferente en el continente insurgente de América: Fauxccupy…

Foto: Roberto Lovato

Traducción al inglés: Thierry Deronne

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *